El desafio de Superman: volar en la contrarreloj

Casi en silencio y a la sombra de sus compatriotas, llegó Miguel Ángel López al inicio de La Vuelta España. Y no porque no tenga cualidades. Pero cuando la fortuna -mala en este caso- se ensaña con alguien, es inevitable que aunque por dentro las reservas anímicas estén intactas, para afuera la persona trata de ser prudente en todo. Más aún si se tienen veintitrés años.  Esperó su momento, fue tomando confianza en sus fuerza, y cuando menos se lo esperaba apareció para demostrar su talento de escalador. Así de simple.

Parece poco pero ya tiene dos etapas ganadas en esta vuelta. Después de la primera algunas sonrisas nerviosas se dibujaron en el seno del equipo. Después del recital del último domingo el Astana está en la mas saludable de las crisis, la de tener que elegir entre el consagrado que llevó como líder a La Vuelta, Fabio Aru, o el joven que ha devorado kilómetros entrenando para ganarle a la mala fortuna de su primera mitad de año.

 

 

 

 

Es un secreto a voces que Aru se marcha a otro equipo. Y es una realidad que Superman está volando en la montaña.  Lo que ocurre dentro del equipo solo ellos lo saben, pero imagino un guiño cómplice de la dirección para que el joven colombiano ponga el equipo a sus pies. Claro, quedan dos dudas: la contrarreloj de mañana en Logroño es una incógnita para propios y extraños. Pero sino pierde mucho tiempo no habrá vuelta atrás en las decisiones internas, es decir todos por y con Miguel Angel Lopez. La otra duda es saber que hará Fabio Aru, porque quedan dos etapas más de montaña, y el podio a un paso. Con Aru jugando a favor el futuro tiene tres escalones por delante, los del podio.

 

 

 

 

Del resto de la vuelta hoy es casi anecdótico hablar, porque con las cosas como estan falta aun la última semana que es la que siempre, siempre, termina de poner a cada corredor  en su verdadero lugar. Froome incluido. Porque su triunfo está casi cantado, pero eso, casi. Faltan seis etapas,  y aunque ya prometimos algo especial sobre Alberto Contador, la objetividad periodística -y también la admiración claro está- obliga a hablar de este hombre que también busca el podio. Se está despidiendo dando lo que siempre dio, espectáculo. Matar o morir en el intento, aun a costa de perder como el último domingo. No se pueden olvidar las emociones que en cada amante del ciclismo Alberto Contador ha producido durante más de una década.  Se te va a extrañar mucho Alberto Contador.

 

Sergio González Ramos
sgramos@outlook.com.ar –  @sergiojbiker

 

 

Haz tu comentario

Categorías